Zumo de espinacas, manzanas y limón para reducir la grasa abdominal

A menudo vemos la grasa abdominal más como un problema estético que como un problema de salud y pensar así es un peligro. Nunca debemos de olvidar que toda esta grasa acumulada alrededor de la cintura puede tener efectos negativos significativos.

Podemos sufrir desde enfermedades del corazón a problemas de diabetes tipo II. Sin duda estas dos son las enfermedades más comunes que existen, pero también hay otros problemas secundarios que pueden afectar gravemente nuestra salud, como pueden ser la falta de aliento o la apnea del sueño.

La grasa abdominal es el exceso de grasa que se acumula alrededor de los órganos, en la pared del diafragma y en el pecho. Por lo tanto, es importante mantener una dieta adecuada y evitar el sedentarismo.

Grasa abdominal, ¿es posible eliminarla?

Muchas personas opinan que a menudo la grasa abdominal no se puede eliminar por completo. Se piensa que es algo que tiene que ver con la edad o incluso con algún rasgo genético.

Esto es un error. Tenemos que saber que la grasa abdominal es una amenaza que ataca directamente a nuestra salud y que es posible reducirla.

Tenemos que reducir el tamaño de nuestra cintura para entrar en el índice de masa corporal saludable. Por lo tanto es necesario tener en cuenta estos aspectos básicos:

Mejorar nuestra función hepática

El hígado es un órgano vital que se encuentra en el sistema digestivo y que nos permite eliminar la grasa y todas las toxinas que tienden a inflamarlo. Gracias al hígado mejora nuestra digestión, estimulando la producción de bilis, que es esencial para depurar las grasas de nuestro cuerpo.

Un hígado sano nos permite reducir el volumen de la cintura.

Obtenemos más energía para mantenernos más activos, si combatimos el sedentarismo.

Mantenemos un equilibrio adecuado de los niveles de colesterol.

La elección de los alimentos adecuados

La mayoría de las veces comemos más por placer que por hambre. Nos atrae más un plato rico con queso, carne y grasa que una simple ensalada.

Por la noche tendemos a comer comida rápida y precocinada por falta de tiempo y todo esto tiene consecuencias para nuestra imagen y nuestra cintura.

Los alimentos que tomamos nos permitirán reducir hasta un 80% de la grasa abdominal.

Esto no quiere decir que vayamos a eliminar completamente la grasa de nuestra dieta. Se trata de mantener un equilibrio y comer más con la cabeza que con el estómago.

Tenemos que incluir en nuestra dieta diaria más grasas saludables como las que se encuentran en el aceite de oliva o en el aguacate.

Debemos de eliminar de nuestra dieta el azúcar y la ingesta de sal.

Ten en cuenta que para reducir la grasa abdominal  debes consumir entre un litro y medio y dos litros de agua.

Espinaca, manzana y limón para reducir la grasa abdominal

Estos 3 alimentos son un gran suplemento que debemos de incluir en nuestra dieta para lograr lo siguiente:

Gracias a sus ingredientes te sentirás saciado hasta la hora del almuerzo.

Serás capaz de mejorar la salud de tu hígado, dado su alto nivel de antioxidantes y vitaminas.

Gracias al limón eliminaras los lípidos y las toxinas que el cuerpo ya no necesita.

La manzana verde contiene bioelementos esenciales que aceleran el metabolismo.

La espinaca cruda proporciona energía, hierro, proteínas y fibra. Es un alimento con alto nivel nutritivo que además, contiene tilacoide, una enzima que no sólo nos proporciona saciedad, sino también promueve la pérdida de peso.

Ingredientes

  • Una taza de espinaca cruda (40 g)
  • Una manzana verde
  • El zumo de medio limón
  • 1 taza de agua (200 ml)

Preparación

Lo primero que vamos a hacer es limpiar las hojas de espinacas y la manzana.

Cortamos la manzana en cuatro partes y quitamos las semillas del centro.

Obtenemos el zumo de medio limón y lo ponemos en la licuadora junto con el resto de los ingredientes: las espinacas, la manzana y un vaso de agua.

Batimos todos los ingredientes.

Recuerda que si quieres que la grasa abdominal desaparezca, debes llevar una dieta sana y tienes que realizar mucho ejercicio físico.

El esfuerzo siempre vale la pena!