Zumo Natural de Hoja de Marihuana – La nueva moda

La marihuana sabrás ya que cada vez está más aceptada. Aunque estés en contra por ignorancia o decisión, parece que cada vez más países avanzados están dados a la correcta legalización para garantizar mayor seguridad y, permitir avances científicos y médicos contrastados ya, que la marihuana es capaz de poder realizar, incluso curar tipos de cánceres, que ningún otro medicamento de farmacia es capaz de hacer. El aceite de marihuana ha sido confirmado que es capaz de, en ocasiones, curar el cáncer

Lo que cura no es solamente el fruto, el llamado cogollo y, por otros conocido como “la droga”. Bien, incluso para los que no aceptan el cannabis como medicina ni como planta natural puesta por “el creador” en la tierra, la propia planta en sí no es psicoactiva, es decir, uno no se “coloca” ni “va todo loco” por consumir las hojas. Lo único que altera la mente y la psique es, el fruto.

Por lo que uno también puede conseguir diversos beneficios para la salud con los aceites esenciales y químicos presentes en la hoja. Aunque, lógicamente estos no sirven para tratar el cáncer. Por eso en otros países y estados de EEUU, Uruguay o incluso Alemania, se da oficialmente ahora por receta médica y compra en farmacia, el uso del propio fruto prohibido del cannabis, esa droga maléfica para muchos, por desconocimiento o desinformación.

Aún así, a pesar de no ser tan potente como su fruto, la hoja, se puede consumir de forma natural, y debería de tomarse a menudo en nuestra dieta. Un smoothie de hojas de cáñamo sería ideal para empezar el día cargados de vitaminas y minerales necesarios para el cuerpo. Además, se dice que también puede llegar a ser adelgazante, activando tu sistema para que “trabaje” más por dentro, y sin tú darte cuenta, ni sufrir, ni sudar ni gota. Todo virtudes!

Además, recuerda que no hablamos de nada ilegal. Pues el cáñamo es muchos países es legal, lo que no es legal es a partir del momento que dan frutos. Así que, técnicamente* podrías estar permitida a cultivar caño si, cortas los frutos y no caes en la tentación del “mal”. 😉